Láser Plexr: Blefaroplastia sin Cirugía

¿Qué es?

PlexR® es un generador de plasma. Es un dispositivo medical que genera una señal pseudo-sinusoidal para generar un fenómeno físico (plasma). EL PLASMA GENERA SUBLIMACIÓN. Utilizando la diferencia de carga electromagnética entre la punta del manípulo y la piel del paciente, se produce un rayo de micro-plasma PRE-ESTABLECIDO en frecuencia y potencia como resultado de la ionización / excitación de los átomos del gas presente entre la punta del instrumento y el cuerpo. La interacción tisular unida al impacto de este último sobre el tejido, induce una remoción superficial del estrato de corneocitos (sublimación – pasaje del estado sólido al gaseoso) y una bioestimulación del derma a producir nuevas fibras de colágeno (calor selectivo absorbido).

El sistema PLEXR es un tratamiento que, a través de un láser de plasma, está indicado especialmente para el envejecimiento y la caída de los párpados (blefaroplastia no ablativa); así nos permite tratar el exceso de piel y las arrugas perioculares. Es un sistema de sublimación de los tejidos tratados sin causar daño al tejido circundante. Esta técnica permite tratar zonas ultrasensibles sin causar cicatrices ni hiperpigmentaciones. Además, a diferencia del electrobisturí o del láser, no se produce daño térmico a la dermis.

Asimismo se puede tratar como lifting epidérmico de cara y cuerpo; corrige las arrugas del “código de barras”; sirve para extraer fibromas, nevus, verrugas, queloides, xantelasmas, queratosis. Y para tratar cicatrices post acné, estrías y discromías.

El láser de plasma PLEXR  Es una técnica muy dinámica y personalizada que permite al médico estético ir diseñando la retracción palpebral a medida que avanza el tratamiento, el cual se puede ir haciendo en varias sesiones espaciadas en un mes entre una y otra, hasta conseguir el resultado óptimo.

 

Además, el sistema PLEXR también está indicado con excelentes resultados en:

o   Corrección de las arrugas del “código de barras”.

o   Extracción de fibromas, nevus, verrugas, queloides, xantelasmas, queratosis.

o   Discromías. Manchas hipo o hiperpigmentadas en cualquier localización.

o   Retracción de los labios menores

Realizaremos en la zona a tratar unas pequeñas quemaduras puntiformes del tamaño de la cabeza de un alfiler. Estas quemaduras controladas provocarán la retracción del tejido. Es un procedimiento rápido y seguro al que sigue un edema o inflamación transitoria y la aparición de pequeñas costritas de medio milímetro que caen en los tres a siete días posteriores.

Por eso eliminar las bolsas de los ojos sin cirugía permite desde el primer día hacer una vida normal

Con esta técnica podemos evitar en muchos casos un procedimiento quirúrgico, teniendo una recuperación mucho más rápida y con una técnica más conservadora.

Además, es un tratamiento ambulatorio que realizamos en la propia consulta. Minutos antes aplicamos una crema anestésica para que no sea doloroso para el paciente.

Según el paciente y la zona a tratar, recomendamos realizarse entre dos y cuatro sesiones, manteniéndose el efecto durante años y con una alta satisfacción por parte de nuestros pacientes.