Escleroterapia Vascular

Las varices es una patología sería que afecta no solamente a nivel estético sino también la calidad de vida de quienes la padecen ya que producen calambres nocturnos, sensación de pesadez, adormecimiento, ardor, picazón, hinchazón de pies y tobillos.

Las venas varicosas tienen un alto componente genético, existen factores que favorecen su aparición: permanecer mucho tiempo de pie sin moverse, el sobrepeso, el sedentarismo, ropa muy ajustada, calzado inadecuado, trastornos hormonales o el uso de anticonceptivos.

Lo primero que hay que hacer, es analizar el origen del problema antes de tratarlo. Eso se detecta haciendo un examen vascular con ayuda del Doppler Venoso, en la zona a tratar. Una vez realizada esta valoración se determinará cuál es el tratamiento más adecuado para la eliminación de varices.

La escleroterapia trata de manera efectiva las venas varicosas y las arañitas. Por lo general se la considera el tratamiento de elección para las venas varicosas pequeñas.

La escleroterapia consiste en inyectar una solución directamente en la vena. La solución de escleroterapia hace que la vena cicatrice, forzando la sangre a reencaminarse a través de venas más sanas. La vena colapsada es absorbida por el tejido local y con el tiempo desaparece.

Después de la escleroterapia, las venas tratadas tienden a desaparecer en el plazo de unas pocas semanas; aunque a veces puede pasar un mes o más para ver el resultado final. En algunos casos, se necesitan varios tratamientos de escleroterapia.