Body Stimulate: Electroestimulación

La Electroestimulación es uno de los tratamientos estéticos no invasivos más usados a la hora de tonificar y dar firmeza a los tejidos en pocas sesiones y sin esfuerzos ni efectos secundarios. Además, este tratamiento favorece al sistema circulatorio al permitir un mejor retorno venoso y linfático. Como consecuencia ayuda a eliminar la retención de líquidos, aumentar la circulación y eliminar toxinas.

Aplicado a la medicina estética, la electroestimulación es un tratamiento no invasivo con el fin de tonificar los tejidos del cuerpo. Consiste en estímulos eléctricos, con pares de electrodos positivo y negativo, mediante la regulación de la intensidad y el tiempo que van a durar las ondas.

La electroestimulación tiene grandes ventajas: los resultados comienzan a ser visibles en muy pocas sesiones, se realiza un trabajo muscular sin lesiones ni esfuerzo físico, aumentando así la masa muscular, disminuyendo la celulitis y la flacidez. En los tratamientos postparto, se logra recuperar con facilidad la figura en pocas sesiones, ayuda en el mejoramiento de la circulación sanguínea y linfática.

Se aconseja hacer uso de la electroestimulación de 2 a 3 veces por semana, y que el músculo logre una correcta relajación, todo supervisado por un médico o técnico debidamente preparado para colocar los electrodos y supervisar las sesiones.

Las contraindicaciones de la electroestimulación no son mucha: no aplicar en mujeres embarazadas en la zona del abdomen, ni áreas próximas, no usar en niños, pacientes con marcapasos, que sufran de tromboflebitis activas y trombosis ni epilepsia, hipersensibles o con procesos tumorales.

Entre sus ventajas se encuentran: mejoramiento de la circulación y tonificación de los músculos de la zona tratada sin efectos secundarios. En conjunto con otros tratamientos no invasivos, la electroestimulación permite trabajar sobre la remodelación corporal y la eliminación de la celulitis. Asimismo, la Electroestimulación en combinación con la actividad física ofrece mejores resultados y los mantiene en el tiempo.

Las zonas del cuerpo que se pueden tratar con electroestimulación son el abdomen, la cintura, los glúteos, las piernas, el pantalón de montar, los abductores y los brazos.