Rinomodelación sin Cirugía

La nariz es uno de los rasgos que más llama la atención de un rostro, porque además de ser la parte más importante de la cara, también ocupa su centro. Es el rasgo más influyente en la armonía facial y más personalidad otorga. Por lo que cualquier defecto influye de manera notable en la belleza del rostro, por ello la rinomodelación es una técnica que permite corregir esos defectos e irregularidades nasales, sin tener que pasar por el quirófano. Se logra mejorar la forma de la nariz pero manteniendo siempre la armonía de la cara.

 

La técnica consiste en la infiltración de productos de relleno en las zonas a tratar y con ello por obtener un dorso nasal más recto, elevar la punta de la nariz, modificar ángulos nasales o corregir deformidades.

 

 Los materiales de relleno empleados son biocompatibles y biodegradables. Se integran en los tejidos formando un implante blando y natural de larga duración.

 

La Rinomodelación nos permite dar soluciones estéticas en el 80% de los casos sin necesidad de pasa por un quirófano, de una forma sencilla y ambulatoria con una reincorporación inmediata. Sin embargo, aunque puede evitar el bisturí en algunos casos muy concretos, no está indicado en todos los pacientes, pues no puede corregir todos los problemas de una desviación de tabique, modificar el tamaño de la nariz o modificar una punta muy grande.

 

En la mayoría de los casos, no requiere de anestesia de ningún tipo, aunque algunos pacientes pueden necesitar una ligera anestesia local para evitar las pequeñas molestias que puede provocar la técnica. El procedimiento es indoloro, rápido y el paciente puede seguir haciendo su vida habitual. Suelen necesitarse dos o tres sesiones para conseguir el efecto deseado. Los resultados se ven desde el primer momento.

 

Esta técnica requiere de precisión y experiencia, una buena técnica y capacidad artística por parte del médico es fundamental para que el resultado sea natural y armonioso ya que hay que esculpir la nariz.

 

A diferencia de la cirugía plástica, la rinomodelación, no es una solución definitiva, ya que al utilizar rellenos reabsorbible tienen una duración temporal que va a depender de cada paciente con una media de 12 a 24 meses aproximadamente.