Lifting Facial con Hilos Tensores

Los hilos tensores es un tratamiento que  consigue devolver firmeza al óvalo facial y tensar la piel tanto de la cara como del cuello con un procedimiento sencillo y seguro.

¿Qué son los hilos tensores?

Son hilos de sutura de una material llamado polidioxanona (PDO) totalmente reabsorbible y biocompatible con los tejidos, no producen alergia y su principal función es la regeneración del tejido formando colágeno y elastina. Gracias a su material son capaces de formar tejido de soporte de manera natural alrededor de la zona donde han sido implantados

Son capaces de rejuvenecer desde dentro hacia fuera estimulando el colágeno nuevo, además de los fibroblastos. Una de las principales ventajas de este producto es que no existen alergias ni rechazos.

El objetivo es sujetar, elevar y reafirmar los tejidos vencidos por la acción de la gravedad y el paso del tiempo, se pueden aplicar desde la cola de la ceja al óvalo facial, pasando por los glúteos o la cara interna de brazos y piernas.

Tipos de Hilos Tensores

Existen diferentes tipos de hilos tensores de PDO, están los monofilamentos, son hilos finos de multifilamentos que se utilizan para redensificar la piel, dar volumen y sujeción al tejido donde se aplican, se ponen en forma de malla para conseguir una mayor sujeción.

Por otro lado los hilos Espiculados 3D, están especialmente indicados para levantar y realizar un efecto lifting inmediato.

La aplicación se realiza previa anestesia tópica donde se implantan un número determinado de hilos en función de las necesidades de cada paciente, el tratamiento se realiza en un tiempo muy corto de 30 minutos aproximadamente y totalmente ambulatorio, con un periodo de recuperación muy corto.

Los resultados se aprecian desde el primer momento con un efecto máximo a los 3 meses de su aplicación.

Se puede combinar con cualquier otro tratamiento médico-estético.