Bruxismo

Apretar los dientes hasta tener dolor de cabeza, hacerlos rechinar hasta desgastarlos... son algunos de los síntomas de lo que los médicos y odontólogos llaman bruxismo. Este problema, que suele darse sobre todo de noche, acaba por dañar los dientes y las articulaciones de la mandíbula.

En la mayoría de casos es leve o moderado, pero existen personas en los que el bruxismo causa graves molestias.

El bruxismo se produce por una contracción muscular repetida de los músculos maxilares responsables de la masticación.

El tratamiento consiste en la aplicación de la toxina botulínica tipo A, el conocidísimo bótox, puede convertirse en una herramienta importante de la terapia, se aplica a través de aguja muy fina, en los músculos masticadores afectados, lo que provoca una relajación de dichos músculos. El procedimiento es ambulatorio, no requiere anestesia, no es doloroso y su efecto es inmediato y su duración es de 6 meses aproximadamente