Cavitación

La cavitación o ultrasonidos de baja frecuencia, es un tratamiento médico-estético utilizado para eliminar la grasa en zonas localizadas y que se aplica a través de ultrasonidos en dichas zonas. Este método está indicado en los procesos de adelgazamiento y el tratamiento de la celulitis.

Es una forma de remodelar la silueta sin necesidad de pasar por el quirófano y con resultados que se observan desde la primera sesión. Uno de sus puntos fuertes es que llega al tipo de grasa localizada entre tejidos y es difícil de rebajar con dietas. Se trata, por tanto, de un gran método para reducir sin cirugía.

Básicamente se aplica en las zonas corporales. En dichas zonas se consigue una eliminación de grasa localizada bastante considerable y el consiguiente descenso en la talla de ropa.

¿Cómo funciona?

El funcionamiento de la cavitación  es a través de un proceso físico que se produce al propagarse el sonido (ultrasonido, en realidad) a través de un líquido formando ondas. Éstas son tan poderosas que provocan la separación de las moléculas, creando cavidades o pequeñas burbujas.

Dichas microburbujas crecen hasta llegar a la membrana de la célula grasa que se abre y extrae el contenido lipídico, sin dañar a los tejidos cercanos. Esa grasa es desechada a través del drenaje y del propio proceso metabólico del organismo es por ello que la Presoterapia es clave en esta parte del proceso.

resultados.

Contraindicaciones

Todos los tratamientos estéticos poseen ciertas contraindicaciones para asegurar la salud y éxito del proceso.

No obstante, en el caso de la cavitación, las contraindicaciones son similares a las que se deben tener en cuenta para cualquier otra aparatología de estética que no incluya cirugía ni otro método invasivo para la piel. Concretamente, deberán tener una mayor precaución las personas con afecciones (verrugas víricas, heridas, herpes, etc.) o implantes en las zonas a tratar, las embarazadas y aquellas que sigan algún tipo de tratamiento con sustancias peligrosas. Además, es recomendable que las personas con cardiopatías o diabetes eviten este tipo de tratamientos.