Consejos de belleza

¿Qué es la Flacidez y Por qué se Produce?


El colágeno es el encargado de mantener firme la piel de la cara, con el paso del tiempo éste se va desgastando y disminuye su producción, lo que genera que el cutis se vuelva cada vez más fino, sensible y vaya perdiendo su firmeza.

Para poder frenar este proceso de envejecimiento y descolgamiento facial, debemos actuar a través de diferentes frentes.

Una buena hidratación facial a través de cremas antiedad que contengan vitamina C y el uso de protección solar ayudan a disminuir los procesos oxidativos de la piel que contribuyen a reducir la producción de colágeno. ¿Sabías que tomar el sol en exceso y sin protección destruye las fibras de colágeno y acelera el envejecimiento?

Tomar alimentos ricos en vitaminas y minerales contribuyen a retrasar los cambios cutáneos que se reflejan con la edad, debido a su alto contenido en antioxidantes. (Estos también se pueden tomar como suplementos vía oral).

 Pero hay que tener presente que estas medidas no son suficientes para frenar ese descolgamiento progresivo y cronológico de la piel. Es por ello que debemos recurrir a otros tratamientos y técnicas que nos ofrece la medicina estética para solventar dicho problema. Entre ellas podemos destacar:

Cada uno de estos tratamientos tienen sus indicaciones específicas que van a depender del grado de flacidez que pueda presentar la persona.


Por otro lado cuando hablamos de flacidez a nivel corporal, es muy importante determinar que está originando la misma, ya que existe una flacidez de tejido o una flacidez muscular. La primera se produce principalmente por una pérdida de la elastisidad de la piel debida a cambios bruscos de peso, trastornos hormonales, etc. En cambio la flacidez producida por el músculo se debe principalmente a una disminución del tejido muscular, falta de tonicidad, y esta se genera por dietas pobres a nivel proteico o el sedentarismo. Casi siempre las dos  suelen estar presente en todos los pacientes, pero siempre esta una de ellas más desarrollada, es fundamental determinar qué es lo que está generando dicha flacidez para poder determinar cuál es el tratamiento más adecuado o las pautas a seguir a la hora de combatir dicha alteración.

Igualmente existen diferentes tratamientos y medidas que nos pueden ayudar a prevenir y combatir dicha flacidez.

  • Realizar ejercicio físico, con el buscamos tonificar el músculo.
  • Alimentación equilibrada, donde no puede faltar la proteína y las vitaminas.

 

Pero como hemos comentado antes, muchas de estas medidas no son suficientes para poder combatirla, es por ellos que se han creado técnicas de tratamiento para poder contrarestar esta alteración de la piel.

Recuerda una piel firme es una piel joven.

Para más información sobre los tratamientos para la flacidez tanto facial como corporal pide una cita informativa gratuita y sin compromisos.